Diamante falso o Diamante Sintético

¿Como identificar un diamante falso?

El diamante es uno de los tesoros que la naturaleza nos ofrece. Esta gema natural famosa por su brillo y sus características físicas y químicas sufre sin embargo de imitaciones. Para saber cuándo un diamante es falso, existe técnicas eficaces y trucos que hay que saber…

Diamante falso o Diamante Sintético

Diamante falso o Diamante Sintético

Saberlo todo sobre las herramientas para identificar un diamante falso

Los diamantes son difíciles de replicar debido a sus cualidades muy particulares, sin embargo, ocurre, y algunas copias son muy convincentes.

Los joyeros utilizan un instrumento basado en el principio térmico. Aplican con él calor y si se produce la conducción del calor se trata de un diamante verdadero, gracias a las particulares características de esta gema.

A simple vista, el Diamante es difícil de distinguir de la Zirconita, ya que son muy parecidas en su forma. Sin embargo, un joyero u experto en gemas podrá hacerlo. Por ejemplo, con la lupa de aumento, las zirconitas poseen una gran dispersión de la luz, que puedes apreciar viendo la piedra desde la corona, si la miras por el “pavilion” observarás un resplandor de color café-anaranjado sobre este área. Este fenómeno no se observa sobre los diamantes.

Todo gemólogo y experto tiene las herramientas para probar la utenticidad de las piedras. Un simple aparato que prueba la conductibilidad del calor servirá. Sin embargo, la dificultad, es distinguir un verdadero diamante de un diamante sintético, una cuestión mucho más técnica.

La lupa es otra herramienta fundamental para estudiar bien los diamantes. La lupa permite ver las inclusiones, es decir los defectos e irregularidades de la piedra, y también identifica si las facetas de la misma están rayadas o dañadas. Para identificar un diamante falso, se tiene en cuenta su pureza. Es muy raro encontrar diamantes 100% puros, si la lupa no encuentra inclusiones, sin duda, se trata de un diamante sintético o falso.

Un posible análisis que se puede llevar a cabo es la prueba de la dureza. Es bien sabido que el diamante se encuentra entre las piedras más duras, clasificada con 10 en la escala de Mohs, seguido de los corindones (como el rubí y los zafiros), el topacio, el cuarzo,…La Moissanita, un mineral raro, y la Zirconita,  que pueden ser sustitutos ideales del diamante tienen una dureza de 9,25. Para probar la dureza de estas piedras, existe un “kit de dureza”, con esta herramienta se puede rayar el diamante, sabiendo que sólo un diamante raya otro. Esta prueba exige experiencia y mucha prudencia, puesto que puede llegar a dañar las gemas, sean lo que sean.

Otra herramienta más utilizada es la balanza de precisión que revela el peso de las piedras. Esto quiere decir que las piedras de un mismo tamaño, pueden tener peso diferente. Un diamante pesa menos que otro de imitación o una zirconita, a igual tamaño.

Y aún una forma de verificar es con un reflectómetro óptico, que determina el índice de refracción de la piedra. Como el diamante natural tiene un índice de refracción (IR) muy elevado, el más elevado de todas las piedras preciosas (entre 2.407 y 2.451, dependiendo de la longitud de la onda de la luz), la medición de esta refracción será determinante para saber si vuestro diamante es auténtico.

Consejos y algunos trucos para identificar un diamante falso

Debido a la rareza del diamante auténtico y el precio del quilate de diamante natural, muchos intentan hacer pasar los diamantes sintéticos por auténticos diamantes. Para distinguirlos, existen algunos trucos que pueden ayudar:

Trazar una línea negra sobre un papel en blanco, y poner la piedra sobre el papel. Si se distingue la línea bien definida, es sin duda, un diamante falso. Efectivamente, el diamante sintético, o la zirconita, permiten verlo.

Si se coloca una pequeña gota de agua sobre la superficie del diamante bien limpio de grasa y se mueve ésta con una aguja, el agua conserva su forma globular, encima de una zirconia, el agua se extiende sobre la superficie.

Colocando un diamante en un vaso de agua, éste se observa perfectamente y brilla a través del líquido, mientas la zirconia se vuelve casi trasparente y difícil de localizar.

¿Te ha gustado este artículo? Más artículos...

¿Quiere hacer algún comentario? Hágalo aquí...

Los comentarios

  1. David 17 febrero 2013

    Muy buen consejo lo de meter la piedra en un vaso de agua para diferenciar el brillo.
    Gracias

    Responder

Añada su comentario