foto-mikimoto

¿Qué son las Perlas Akoya en joyería?

Las perlas Akoya son las que revolucionaron el mundo de la joyería: las perlas cultivadas.

Kokichi Mikimoto PerlasEste término se refiere en joyería a las perlas clásicas cultivadas. Le debemos su existencia a Kokichi Mikimoto quién pasó años experimentando con el método llamado Saville-Kent hasta que logró producir perlas en cautiverio. De esta manera, las perlas que hasta este momento eran raras, difíciles de encontrar y practicamente inaccesibles, propiedad exclusiva de la realeza y la aristocracia, se pusieron al alcance de todos.

Adoptaron este nombre, gracias al nombre de la ostra dónde se producían, las ostras de Akoya (Pinctada imbricata). Son perlas cultivadas en el agua salada de Akoya, en Asia. Tienen una forma redonda y simétrica. Su tamaño varía entre 6 y 8.5 mm. Esta perla es de difícil crecimiento y tiene más brillo que las que son cultivadas en agua dulce. Su color va del crema al rosado

La historia de Mikimoto es digna de mención, una historia llena de tesón, de paciencia y trabajo duro. Kokichi Mikimoto, nació el 25 de enero de 1858 en Toba, un pueblecito de la península de Shima, en Japón, era el primogénito de un modesto tendero, vendedor de fideos.

Debido a sus orígenes de comerciante y su entorno marinero, se interesó pronto por los productos del mar, y muy en particular por las famosas Perlas de Ise que se producen allí. En la época eran pescadas masivamente por su elevado precio, por lo que escaseaban. Mikimoto decidió con 32 años dedicarse a la búsqueda de la producción del cultivo de perlas cultivadas para aumentar así la producción de las mismas. Así, en 1888 montó un parque de moluscos perlíferos en Shima con la firme propuesta de cultivar perlas.  Así Mikimoto aprende que “cuando entra en el molusco un objeto extraño que no se expulsa, el bivalvo lo va recubriendo con el nácar que segrega, convirtiéndolo al cabo de los años en una perla”.

Quince años pasaron entre la invención de las perlas cultivadas semiesféricas y el descubrimiento, durante la primavera de 1905, de la primera perla redonda de igual perfección que una perla natural. Quince años durante los cuales Kokichi Mikimoto tuvo que vencer la oposición de las condiciones naturales y luchar contra mareas rojas devastadoras. Gracias a su victoria, dejaba de ser necesario resignarse a que la naturaleza desdeñara ofrecer sus encantos: cultivar perlas se había convertido en una realidad.

Kokichi Mikimoto registró la primera patente relativa a objetos biológicos, alcanzando rápidamente fama mundial. Así comenzó el que se convertiría en el Imperio de las Perlas: Mikimoto. Su primera boutique abrió en Ginza, uno de los barrios comerciales más chic de Tokyo en 1899. La demanda creció rápidamente, abrieron en Londres, París y otras ciudades del  mundo. Hoy se le conoce como “El Rey de las Perlas.

¿Te ha gustado este artículo? Más artículos...

¿Quiere hacer algún comentario? Hágalo aquí...

Añada su comentario