El oro blanco, competencia directa del platino, es una de las materias preciosas más utilizadas en joyería. Con una blancura metálica, este metal precioso brilla de manera espectacular. Debe su brillo a las características de su composición. Descubramos en detalle la composición del oro blanco.