Un anillo demasiado grande es un problema, sobre todo porque le falta estabilidad y te arriesgas a perderlo fácilmente. Se puede reducir el tamaño de un anillo sin perder material. Aquí os descubrimos cómo lo hacen los profesionales de la joyería.