Las perlas figuran entre los maravillosos tesoros de la joyería, llenas de encanto y explotadas desde la antigüedad. La perla natural es fruto del azar, rara y de gran valor, resulta de la introducción accidental de un cuerpo extraño en una ostra, como por ejemplo, un grano de arena.